07 mayo 2007

Protección dorsal

En el patinaje son muy importantes las protecciones para minimizar los daños en cualquier caida o golpe. Por muy experimentado que sea el patinador siempre puede surgir algún imprevisto. Sobre todo cuando se está patinando cerca de los límites personales, ya sea avanzando en el aprendizaje cuando se está comenzando o realizando actividades de riesgo cuando se es más experimentado.

La protección dorsal no se utiliza habitualmente dentro del patinaje en general, es una protección más habitual para los motoristas. Pero en casos como la práctica del descenso en patines o rutas fuertes con bajadas pronunciadas es más que recomendable, porque puede evitar males mayores en un golpe en la espalda después de haber arrastrado nuestro cuerpo en una hipotética caida a velocidad elevada.


La protección es sí es muy sencilla, se compone de una pieza de plástico muy duro que cubre la zona de la espalda y que está acolchada en la cara que toca directamente el cuerpo. Esta pieza se mantiene colocada en su sitio mediante dos cintas a modo de mochila y una tira de velcro que la sujeta en la zona abdominal. Es bastante fina y ligera, además tiene que estar homologada según la normativa vigente.


La mía me costó unos 30€ en el Lidl, cada año sacan ofertas de material para motoristas en las que están, entre otras cosas, esta protección dorsal y cascos integrales a buen precio.